domingo, 28 de agosto de 2016

Esencia de mujer

En los domingos infinitos bajo los que se recoge la ciudad de Nueva York, pasea El coronel Frank Slade, envuelto en su verde gabardina, respirando la inmensa soledad que esconden las esquinas de las capitales del mundo.

Va con su pelo engominado, y su bastón, y a poco le suelta un vozarrón a cualquiera que se tropieza por la acera.

Es esa totalidad, ese momento en el que uno se da cuenta de que la vida se escapa, un respiro contemplando las calles vacías, y la luz en la ventanas.

Si yo fuese pintor, dibujaría de esa manera la soledad, una gran avenida vacía y unos cristales reflejando la electricidad por encima de las farolas.

Desde muy pequeño lo comprendí, por la Villa de Madrid, cuando la Puerta del Sol cierra el pestillo y ya no se hacen más bocatas de calamares.

Y sin embargo, por la Gran Vía aún deambulan las almas perdidas, hombres y mujeres que suben y bajan, con los bolsillos vacíos y la mirada herida...

Al menos a nuestro Coronel le dio tiempo, ya ciego y loco, como Don Max, a bailar su último tango y al compás de Gardel, regalarnos algo que jamás se olvida.

viernes, 19 de agosto de 2016

El largo y cálido verano

“En África el único modo de superar el dolor es salvar una vida. Si alguien es asesinado el año de luto termina con un ritual llamado la prueba del ahogado. Se organiza una fiesta junto al río. Al amanecer, al asesino lo meten en una barca, lo adentran en el río y lo lanzan atado para que no pueda nadar. La familia del difunto tiene que decidir, puede dejar que se ahogue o tirarse al agua y salvarlo. Los hay que creen que si la familia deja que se ahogue se hará justicia, pero pasarán su vida guardando luto, pero si lo salvan están aceptando que la vida no es siempre justa y eso aliviará su dolor. Porque la venganza es una actitud cobarde.”

Llamas destino a lo que no conoces, pintas de un color templado todo lo que no comprendes, alzas tu voz, pontificando, en aras de alcanzar la inmortalidad.

Y es que, di la verdad, anhelas la divinidad.

Con tus dos manos, y tus dos piernas, y tus ojos, enmarcados por las cejas, desfilas por las pasarelas de este mundo, a pleno sol, deseando ese infinito que no puedes alcanzar, ese salto imposible que eres incapaz de lograr.

Y en la mitad de tu vida, más allá de tu gloriosa ciencia,

se extiende el negro abismo,

la oscura e insondable sima,

allá donde tus pecados se hunden,

arrastrándote, inevitable,

inexorablemente...

En un pequeño pueblo de Sudáfrica nació de padres blancos, una niña de piel morena, en aquella Tierra del Sur del Mundo, en el extremo de un continente cargado de misterio...

En el corazón de la tiniebla, en los años en los que el hombre de tez clara aún usaba el látigo contra sus hermanos de carne bruna, vino al mundo una niña, atezada del color de la noche, con una blanca sonrisa dibujada en la mirada.

Más allá del muro, por encima del paredón que el sediento, que el mortal, levanta anhelando alcanzar el cielo, mientras holla con sus pisadas a su prójimo, parpadea Sandra Laing, al arrullo de los pájaros de África, en el lenguaje secreto de las mariposas, que con su aleteo silencioso colorean de vida el día.

Es la canción de cuna de Sandra, la que tira la muralla, la que tiende el puente sobre el abismo, la que nos recuerda, con sus dos grandes ojos redondos, lo que una vez fuimos.

Desde el corazón de África, son los ojos de una niña los que hacen pedazos tu soberbia y tu maldad...

Dios te pintó de negro, para que el mundo no olvide...


“Los disparos alrededor nos impiden oír bien, pero la voz humana es diferente de otros sonidos, puede hacerse oír por encima de ruidos que lo inundan todo, aunque no esté gritando, aunque sea un susurro, hasta el murmullo mas leve silenciaría un ejército cuando dice la verdad.”

lunes, 8 de agosto de 2016

Luces de Bohemia

Quizás aparento menos edad de la que tengo,
quizás he sufrido demasiado en la vida,
puede que sí.
Mas hay hombres que te marcan el camino.
En las frías mañanas de Oviedo,
en aquellos inviernos sepulturales,
iba uno con las manos metidas en los bolsillos rotos de la trenca...
Como siempre digo.
Buscando una esperanza,
a la sombra del Naranco.
Y como si de la Salamanca de Don Miguel,
Dios,
a pesar de que él siempre lo negó,
nos regaló a Don Gustavo.
Un profesor egregio y justo,
un Hombre de gran respeto y consideración.
Ahora te has ido,
a ese Cielo del que tantas veces negaste su existencia,
muestra de que tus pirámides se han de revestir de fe,
es que dos días después
te has ido con tu mujer.
Maestro de filósofos,
de médicos,
de ingenieros,
de abogados,
Maestro del hombre solitario,
el de la calle,
estarás siempre con nosotros.

sábado, 6 de agosto de 2016

Sálvame de la Boca del León

Libra mi alma de la espada, mi única vida de las garras del perro. Sálvame de la boca del león y de los cuernos de los unicornios; respóndeme. Hablaré de tu nombre a mis hermanos; en medio de la congregación te alabaré.…  (Salmos del Rey David 22:21)

¡Quintilio Varo, devuélveme mis legiones! clama el Emperador, Octavio Augusto, en la inmensidad de su Palacio de Mármol, mientras se da con la cabeza contra las puertas, tirándose de los pelos, rasgándose las vestiduras, su blanca túnica de Patricio, soñando con los estandartes perdidos...

Las Águilas de oro, perdidas a los pies de Arminio, en la batalla del Bosque de Teutoburgo, cuando 15.000 romanos cayeron a los pies de las Hordas bárbaras que dos mil años después levantaron el Tercer Reich...

Y mientras, en Egipto, las tres pirámides se alinean con las estrellas, porque unos años antes, en un establo de Belén, en la provincia de Judea, había nacido un niño que cambiaría el mundo para siempre...

Ese era el grito de angustia del gran Emperador, el César, que resonaba en los Atrios del Cielo, mientras el Niño se perdía y era encontrado en el Templo.

¿Por qué me buscábais?

Cuando María no sabía dónde estaba.

Aún resonaban los ecos de la derrota de Augusto, ya muerto,

No lejos estaba el bosque donde se decía que los restos de Varo y de sus legiones quedaron sin sepultura. A Germánico le vino el deseo de tributar los últimos honores a Varo y a sus soldados. Esta misma conmiseración se extendió a todo el ejército de Germánico, pensando en sus parientes y amigos, en los azares de la guerra y en el destino de los hombres. En medio del campo blanqueaban los huesos, separados o amontonados, según que hubieran huido o hecho frente. Junto a ellos yacían restos de armas, y miembros de caballos y cabezas humanas estaban clavadas en troncos de árboles. En los bosques cercanos había altares bárbaros, junto a los cuales habían sacrificado a los tribunos y a los primeros centuriones.

Roma se cobró su venganza.

Y hoy primer sábado del mes, del mes de Agosto, el mes de Augusto, aún se pueden sentir los rugidos del León herido.

Sálvanos Señor, de los Arminios que hayan de venir, y del encarnizado César que implora venganza por sus legiones perdidas.

Pues dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

Nada hay en el mundo, ni hombre ni diablo ni cosa alguna, que sea para mí tan sospechoso como el amor, pues éste penetra en el alma más que cualquier otra cosa. Nada hay que ocupe y ate más al corazón que el amor. Por eso, cuando no dispone de armas para gobernarse, el alma se hunde, por el amor, en la más honda de las ruinas.

Como dice el Eclesiastés, Adso "Más amarga que la muerte es la mujer"

Qué tranquila seria la vida sin amor, Adso, qué tranquila y qué insulsa.

El León, desde la Torre de la Libertad, en la Ciudad de Nueva York, al contemplar la inmensidad del océano, abre de nuevo sus fauces, mientras los destellos de sus colmillos de marfil, recorren, entre reflejos, al lomo de los delfines, el ancho y largo de los mares del mundo, bramidos que golpean todas las esquinas de la Tierra.

Y en el Cielo, las estrellas, esperan para alinearse de nuevo, dibujándose en la matemática perfecta de los triángulos que se levantan a las orillas del Nilo...

Delineando el camino interplanetario, que en el Espacio Profundo, marca el Sendero, construido con palabras que ahora conocemos, hacia ese infinito que se llama Vida Eterna...

Aún puedo oír al César aullar, pues todo lo que queda de una rosa muerta es su nombre...

¿Serán otra vez los Tribunos de Roma sacrificados en los altares bárbaros en esta tierra de Caín?

¿O quizás las palabras del Niño en el Templo nos salvarán del Fuego?

Cerbero, fiera cruel y aviesa,
con sus tres golas caninas ladra
sobre la gente aquí inmersa.

Ojos bermejos, unta y negra la barba,
amplio el vientre, y uñosa tiene la zarpa,
a los espíritus clava, destroza y desgarra.





viernes, 5 de agosto de 2016

El mundo del mañana mañana

Hay cosas que, a pesar de los gilipollas, no suelo odiar demasiado, tampoco me gusta el rencor, pero si hay algo que no soporto es que se metan en la vida de los demás.

En ocasiones,

Cuando enciendes la luz de la cocina por la noche, ves a las cucarachas esconderse entre los escondrijos, escapándose de la luz.

Y no es porque no les guste la luz, que también, es porque en realidad su empresa tan sólo puede tener éxito a escondidas.

Cuando no se puede, cuando todo es un querer y no poder, lo mejor, es quedarse callado.

Entiendo que es terriblemente difícil, ya que en tu pequeñito grupo de comemierdas como tú os sodomizáis mutuamente.

Ya.

Mas el Ser Humano no es tan triste como tú.

En el mundo del mañana mañana,
¿sabes qué?
Que continuaremos la lucha,

Para que personajes como tú no nos hundan en su gris preferido,
para que tu mentira,
teñida de rosa en bonanza,
no nos hiera con sus espinas venenosas
en tiempos de desesperanza.

Y niñas como Millie,
con sus ojos llenos de vida,
me recuerdan,
y me dan fuerza,

Para poder con tu rostro putrefacto,
y poder 
decir lo que tengo que decir,
sin tapujos.

A la luz de las cucarachas.

A pleno Sol.

Como en aquella película de Alain Delon.

En el mundo del mañana mañana,
más allá de tu nube nuclear,
donde los niños sueñen,
entre las sábanas,
y no conozcan jamás
vuestro mundo crepuscular.
Y para que de una vez,
de una vez por todas,
conozcan la Libertad.

El mundo del mañana,
viene en silencio,
en su nave, 
a través del espacio interestelar,
cargado de palabras,
de cosas bonitas,
iluminando con su luz la inmensidad,
todo el vacío que este mundo,
a lo largo del universo,
puede regalar a la Humanidad.

En el mañana mañana.




domingo, 31 de julio de 2016

Regreso al Futuro

De Entre todas las dimensiones que podemos recorrer a lo largo del tiempo, de entre todas las fases espaciotemporales que se arremolinan sobre nuestra cabeza, que van zumbando persiguiendo el sonido de las plumas de Ícaro, al querer ascender hacia el sol...

Es sin duda de la Infancia de la que proviene el aire que acaricia nuestras mejillas, juega con nuestras melenas y nos hace olvidar los viejos y malignos deseos, que en forma de pecado, guardan los anhelos de Dédalo.

Son los ojos los que guardan el secreto de nuestros primeros pasos en esta vida, ante este mundo terrible. Y todos los cuentos, y artimañas que los mayores te cuentan para que, poco a poco, cada vez que se te cae un diente, esperes para que un ser misterioso te deje un regalo debajo de la almohada.

En los años 80 del siglo pasado, fuimos, con nuestros playeros blancos manchaditos de barro, recorriendo el camino, entre los árboles que flanqueaban la ruta, con la hojarasca volando entre nuestras pezuñas.

Qué feo, pero qué feo, de tan feo era increíblemente tierno.

E.T. navegaba su bicicleta, al compás de las libaciones de la Luna Llena, con la cesta cargada de ilusiones.

En busca del Tesoro, nos iban saliendo los dientes, guardando en nuestros sueños los presentes que los ratones imaginarios nos escabullían por debajo de las orejas, imaginando a los malvados piratas bebiendo ron mezclado con la sangre de una bruja en la noche más oscura.

Éramos como un tapón, enanos moviendo las manos, y los pequeños pies, con los pequeños ojos abiertos, de par en par, excavando en las profundidades de la tierra.

Y así, con las pestañas aleteando, y nuestra mirada malhumorada, como una niña con superpoderes, sobrevolando, con nuestro corazón de juguete, seguimos buscando el teléfono que nos pueda llevar al hogar de las hadas.

sábado, 30 de julio de 2016

Hombres de Letras

En el desierto de la ciencia,
mientras entre las arenas del abandono se alzan las nuevas torres de Babel,
en ese páramo,
que bañan las olas del mar,
sus latidos,
cargados de sal,
reflejando el color sin vida de los cristales,
dibujando el color que apaga,
inexorablemente la luz de los corazones.

Mi antiguo y viejo whisky,
en mi soledad,
desde la tormenta
que atribula
y trata de cerrar,
de nublarme la mirada,
calma mis nervios
y despierta mi conciencia.

Sin las palabras el mundo no sería nada.
Sin la profundidad de tus ojos,
sin el fulgor de tus pupilas,
sin la verdad que esconde ese destello,
no sabría que es lo esconde el azul y el verde.

Esperanza.
Esperanza y poder, que sujetan unas manos
atacadas por el licor,
cansadas de aguantar
entre sus agrietados y temblorosos dedos
el peso de las palabras.

Palabras,
Palabras, que van latiendo,
retumbando en el silencio,
anhelando que
alguien se atreva a pronunciarlas.

Son nuestras letras,
como un susurro mágico,
las que iluminan,
en la oscuridad,
la vela,
de ese navío que se escapa,
bajo la tempestad,
y el beso,
la caricia, y el
mundo
que con una mujer al lado se presenta como algo inevitablemente fantástico.